18.9.12

INSTANTS


Instants



El setembre ha escurçat les tardes lluminoses,
al carrer, cap al tard, s’hi aplega un món pintat,
hi ha molts infants jugant, sorollosos i alegres,
i  velles que remuguen quan els veuen jugar.

Els nois fan un partit de futbol cada dia
i les nenes passegen nines als seus cotxets,
surten dels locutoris, amb un somriure als llavis,
persones que han parlat amb amics i parents.

La fruita de colors s’aplega a les botigues,
i  de tots els colors és el món que m’acull,
un món que es fa petit i també imprevisible,
diferent del passat, diferent del futur.

Potser un dia un infant dels que juguen i criden
recordarà, ja vell, aquest vespre encantat,
i escriurà una novel·la sobre la seva vida,
on aquests moments d’ara tornaran a surar.

Entro a la biblioteca i cerco una novel·la
on algú que va viure en un carrer d’abans
el recorda i l’explica i es plany que ja no sigui
com quan ell hi jugava, humil i malgirbat.

Al final sempre hi ha qui cerca una infantesa
en algun racó vell que el temps ha fet malbé,
mentre un infant que juga, indiferent se’l mira,
sense entendre la fràgil durada del present.

Júlia Costa. La pols dels carrers (Meteora, 2006)

6 comentaris:

Miquel ha dit...

Estoy contigo...
Las diferencias entre mí pasado
y mí presente, después de cincuenta
años,
son los juguetes.

La plaza España no era más que un nexo.
Los que venían de San Vicente dels Horts y los que marchaban a Cervelló.

Años, y años y años. Y nunca pasó nada. Porque San Boi del Llobregat ni existía.

Llegó no se quien hablando de no se que y se llenó la plaza. Y hoy todos saben de un montón
de cosas que no sabían y no se creén.
Ni el tal era abogado (fue notario).
Ni el tal murió baleado (se le enterró como Dios manda).
Ni el tal murió sin bienes ( se les decosfiscaron)...

La Historia está mal escrita por los que quieren que así lo sea.

Todo es un engaño. Todo.

salut

Miquel ha dit...

Estoy contigo...
Las diferencias entre mí pasado
y mí presente, después de cincuenta
años,
son los juguetes.

La plaza España no era más que un nexo.
Los que venían de San Vicente dels Horts y los que marchaban a Cervelló.

Años, y años y años. Y nunca pasó nada. Porque San Boi del Llobregat ni existía.

Llegó no se quien hablando de no se que y se llenó la plaza. Y hoy todos saben de un montón
de cosas que no sabían y no se creén.
Ni el tal era abogado (fue notario).
Ni el tal murió baleado (se le enterró como Dios manda).
Ni el tal murió sin bienes ( se les decosfiscaron)...

La Historia está mal escrita por los que quieren que así lo sea.

Todo es un engaño. Todo.

salut

Glo.Bos.blog ha dit...

Passat i present, en mig tan sols un instant!
És un poema molt bonic, Júlia.

Júlia ha dit...

Miquel, una amiga mía escritora dice también eso, que con los años te das cuenta de que todo es mentira, cuando eres joven y los mayores te lo dice no te lo crees. Mi madre repetía a menudo 'tot és un cuento'. Otra cosa es el relato que se construye sobre el pasado, según conviene.

Júlia ha dit...

Creo que es imposible escribir la historia de forma objetiva, sus protagonistas no existen y no podemos llegar a toda la compleja realidad de la existencia, ni aún actuando de buena fe, por eso hace falta escuchar muchas voces, incluso las que nos disgustan.

Júlia ha dit...

Gràcies, Glòria,
aquest poema el vaig fer després que el senyor González Ledesma fes una xerrada al barri en la qual explicava la seva infantesa humil per aquells carrers, mirant els infants d'avui penso sovint quin d'ells reviurà aquest present des d'una visió literària del futur. Jo ja no ho veuré, és clar.